Estados Unidos: la cifra de muertes diarias cayó a su nivel más bajo en 10 meses

La última vez que las muertes estuvieron tan abajo fue a inicios de julio, hace casi un año. Las muertes por COVID-19 en Estados Unidos alcanzaron su pico a mediados de enero, con un promedio de más de 3.400 diarias, apenas en el primer mes de la mayor campaña de vacunaciones en la historia del país.


Las infecciones confirmadas, en tanto, han caído a alrededor de 38.000 por día, su nivel más bajo desde mediados de septiembre. Aunque sigue siendo preocupante, han caído 85% de un pico de más de un cuarto de millón de casos diarios a inicios de enero.

Kansas no reportó nuevas muertes entre el viernes y el lunes. En Massachusetts, el diario Boston Herald puso un enorme cero en la primera plana el miércoles, bajo el titular “Primera vez en casi un año que el estado no tiene nuevas muertes por coronavirus”.

El doctor Amesh Adalja, experto en enfermedades infecciosas en la Universidad Johns Hopkins, dijo que las vacunaciones han sido cruciales, incluso cuando el país pasa trabajos para alcanzar la inmunidad colectiva, una meta que luce complicada. “El objetivo principal es negarle al virus la capacidad de matar a la tasa que podría y eso ha sido conseguido”, dijo. “Hemos efectivamente domado el virus”.

Casi 45% de los adultos del país están plenamente vacunados y más de 58% han recibido al menos una dosis, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Esta semana, la vacuna de Pfizer recibió luz verde para ser usada en niños de 12 a 15 años, un paso que pudiera facilitar la reapertura de las escuelas.

Médicos como el doctor Tom Dean en el condado rural de Jerauld, en Dakota del Sur, se sienten cautelosamente optimistas, aunque les preocupa el elevado número de personas que han decidido no vacunarse o que han relajado su seguimiento de las protecciones contra infección. El condado ha registrado solamente tres casos confirmados en las últimas dos semanas de acuerdo con Johns Hopkins. “Lo que me preocupa son las personas que creen que todo esto se acabó y que ya no hay razón para preocuparse”, dijo Dean. “Pienso que la complacencia es nuestra mayor amenaza en estos momentos”.

Varios estados, como Wyoming, Vermont, Alaska y Hawaii, registraron un promedio de menos de una muerte por COVID-19 al día durante la semana pasada, según los datos facilitados por Johns Hopkins hasta el martes.

E incluso entre los cinco estados con más muertes diarias -Michigan, con una media de 65,4, Florida, con 61,7, California, con 48, Texas, con 44, y Nueva York, con 39,3-, todas las cifras, excepto la de Florida, estaban bajando.

California, el epicentro del brote en EEUU durante el invierno, registró 1.231 nuevos casos confirmados el miércoles, por debajo de un pico de 40.000. El condado de Los Ángeles informó de 18 muertes el martes, frente a las más de 200 diarias de enero.

Ali Mokdad, profesor de ciencias métricas de la salud de la Universidad de Washington, predijo que, a medida que continuaran las vacunaciones, tanto los casos confirmados como las muertes disminuirían en el verano, lo que llevaría a muchos a asumir que “el COVID-19 ha desaparecido”, incluso cuando los brotes en lugares como la India tienen el potencial de alimentar nuevas variantes más virulentas.

“La carrera consiste en vacunar todo lo que podamos antes de entrar en el invierno”, dijo Mokdad, y añadió que el porcentaje actual de población vacunada no es lo suficientemente alto como para detener otra ola de infecciones por coronavirus.

(Con información de AP/Por Heather Hollingsworth y Stephen Groves)

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior

Llega un nuevo aumento en la nafta: El promedio es de un 6%

Siguiente artículo

23 nuevas viviendas para el barrio Néstor Kirchner

Artículos relacionados