Semáforos viajeros: qué significan los países amarillos, verdes y rojos

Se trata de un sistema internacional que coloca de manera móvil a los países según su situación de contagio, vacunación, muertes, estado de fronteras y circulación de cepas por COVID-19. Por qué sigue siendo importante conocer el significado de cada color

El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, tras la aprobación por los Estados miembros de la Unión Europea, decidió establecer un mapa europeo, que se actualiza semanalmente, y que muestra de forma gráfica las medidas de restricción de la libre circulación consecuencia de la pandemia de COVID-19. Más allá de la gestión de este semáforo, el resto de países del mundo están, en la mayoría de los casos, aceptando como propia esta secuenciación para dirimir las condiciones de viajes receptivos.

Los cuatro factores fundamentales para valorar en qué sitio del semáforo se encuadran los países de destino son el porcentaje de población vacunada, la tasa de infección, la prevalencia de variantes preocupantes y el acceso del país a datos científicos y secuenciación genómica fiable. Las áreas de los distintos países están coloreadas de verde, amarillo/naranja/ambar (depende de dónde se replique) o rojo. El primero señala a países cuya tasa de notificación de los últimos 14 días es inferior a 25 casos por cada 100.000 habitantes y la tasa de positividad de la prueba inferior al 4%.

El color amarillo se reserva para los casos en los que la tasa de notificación de 14 días inmediatos previos sea inferior a 50 casos por 100.000, pero la tasa de positividad de las pruebas sea del 4% o superior o, si la tasa de notificación de dichos 14 días está entre 25 y 150 casos por 100.000 y la tasa de positividad de la prueba está por debajo del 4%. El tono rojo indica aquellos países donde la tasa de notificación de los 14 días inmediatos previos es de 50 casos por 100.000 o más y la tasa de positividad de la prueba es del 4% o más, o bien si la tasa de notificación de esos 14 días es superior a 150 casos por 100.000, se colorea en este color rojo.

Finalmente, se establece un color gris para los países en los que no se haya facilitado información suficiente o cuando la tasa de prueba no alcance los 300 casos por 100.000 habitantes. Las islas Azores, Groenlandia, las Canarias y las Islas Madeira, se colorean de forma independiente a sus países.

En función del color del país de procedencia del viajero, en el país de destino se podrían hacer algunas restricciones para la entrada. Así, si el origen es un país verde, significa que los viajeros que vayan a otro país europeo no tendrán ninguna restricción. Sin embargo, si el país de procedencia es de color rojo, podrán estar sujetos a cuarentena al llegar o ser sometidos a un test de coronavirus obligatorio antes de entrar en el otro país europeo.

Bajo el mismo concepto pero con una mirada más exigente el Reino Unido optó por su propio esquema de semáforos para clasificar al resto de destinos y combatir la propagación de casos importados de COVID-19 en suelo británico. La decisión, aunque se está exigiendo de manera internacional que sea revisada, afectará de lleno al sector turístico vecino, ya que los británicos son de los extranjeros que más viajan sobre todo a destinos mediterráneos.

Las recomendaciones, que han sido elaboradas por el Grupo de Trabajo para los Viajes Internacionales, incluyen la eliminación del formulario de permiso para viajar, lo que significa que los pasajeros ya no necesitarán demostrar que tienen una razón válida para salir del país, un requisito que era indispensable hasta ahora.

Portugal, Gibraltar o Israel, por ejemplo, forman parte de los 12 territorios de la lista verde, por lo que los viajeros, aunque deberán realizarse un test previo al viaje y otro posterior -en el primer o el segundo día- no necesitarán guardar aislamiento ni le serán obligatorias más pruebas para acreditar que la persona no es portadora del SARS-CoV-2.

Esta lista la completan otros destinos como Singapur, Australia, Nueva Zelanda, Brunéi, Islandia o las Malvinas. Por otra parte, Reino Unido añadió a Turquía, Nepal y las Maldivas a su lista roja de territorios a los que se prohíbe viajar. Quienes decidan hacerlo pese a la norma, deberán guardar la cuarentena de diez días obligatoriamente en un hotel y someterse a tres pruebas, una previa al viaje y otras dos en el segundo y el octavo día tras llegar a Reino Unido. Entre los países que ya engrosaban esta clasificación se encuentran, entre otros, Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Uruguay, Sudáfrica o Venezuela.

Total
1
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículo anterior

El presidente chino y el líder supremo norcoreano celebraron el 60° aniversario del tratado de amistad bilateral

Siguiente artículo

El régimen cubano desplegó a los “boinas negras” luego de las protestas

Artículos relacionados